Alimentos para bebes de 1 año

Cuidado de niños que

No es necesario que te estreses preparando comida especial para tu hijo de un año. Todo lo que come el resto de la familia lo puede comer él también. Sólo hay que tener cuidado de evitar la mayor cantidad de sal posible en los alimentos. Por supuesto, esto excluye la mayor parte de la comida para llevar y de los restaurantes, ya que suelen contener mucha sal.

Los pepinos cortados son un tentempié rejuvenecedor en cualquier momento del día. Para facilitar su consumo, la mejor manera de cortarlos es a lo largo, haciendo «palitos de pepino» con forma de patatas fritas. Si es un día caluroso de verano, unos cuantos pepinos pueden evitar fácilmente la deshidratación.

El dal está repleto de proteínas, que ayudan al desarrollo muscular. El curry de dal se puede comer con arroz o chapatti y no tiene un sabor fuerte. Asegúrate de cortar el chapatti en pequeños trozos del tamaño de un bocado.

Procura comprar pollo ecológico, o pollo que esté certificado como libre de tratamientos hormonales. Cocinar demasiado el pollo para que esté más blando es una buena idea para tu hijo. Además, evita los aromas muy picantes y corta la carne cocida en trocitos, retirando los huesos antes de dársela a tu hijo.

Bebés lactantes

A los 9 meses, la mayoría de los bebés han desarrollado la motricidad fina -los pequeños y precisos movimientos- necesaria para coger pequeños trozos de comida y alimentarse. Quizá notes que el tuyo puede coger la comida (y otros objetos pequeños) entre el índice y el pulgar en forma de pinza. El agarre en pinza empieza siendo un poco torpe, pero con la práctica pronto se convierte en una verdadera habilidad.

  Alimentos que producen sarro en los dientes

Deja que tu hijo se alimente solo en la medida de lo posible. Seguirás ayudándole dándole los cereales y otros elementos dietéticos importantes con la cuchara. Pero fomentar la alimentación con los dedos ayuda a tu hijo a desarrollar hábitos alimentarios independientes y saludables.

La alimentación con los dedos -y el uso de utensilios un poco más tarde- da a los bebés cierto control sobre lo que comen y la cantidad. A veces se comen la comida, otras veces no, y todo eso forma parte del proceso de aprendizaje de la autorregulación. Incluso los niños pequeños pueden saber cuándo tienen hambre o están llenos, así que deja que aprendan a reconocer y responder a estas señales.

Esto supone más trabajo para quien prepara las comidas para la familia, pero los platos suelen poder adaptarse al bebé. Por ejemplo, tu hijo puede comer un poco del calabacín que estás preparando para la cena. Cocina esa porción un poco más, hasta que esté blanda, y córtala en trozos lo suficientemente pequeños para que el bebé pueda manejarla. Los trozos de plátano maduro, la pasta bien cocida y los trozos pequeños de pollo son otras buenas opciones.

  Que es la rueda de alimentos

Alimentación del lactante y del niño pequeño

La declaración promueve la difusión de mensajes precisos y coherentes sobre la nutrición de los lactantes mayores y los niños pequeños de seis a 24 meses de edad. Las orientaciones sobre la nutrición desde el nacimiento hasta los seis meses se recogen en una declaración separada pero complementaria.

La lactancia materna -exclusiva durante los primeros seis meses y continuada hasta los dos años o más con una alimentación complementaria adecuada- es importante para la nutrición, la protección inmunológica, el crecimiento y el desarrollo de los lactantes y niños pequeños.

Algunos lactantes pueden no ser amamantados por razones personales, sociales o, rara vez, médicas. Sus familias necesitan apoyo para optimizar el bienestar nutricional del lactante. El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS, 1981) aconseja a los profesionales sanitarios que informen a los padres sobre la importancia de la lactancia materna, los costes personales, sociales y económicos de la alimentación con leche artificial y la dificultad de revertir la decisión de no amamantar. Aconsejar individualmente sobre el uso de sucedáneos de la leche materna a las familias que han tomado la decisión de no amamantar con pleno conocimiento de causa.

Información nutricional sobre la leche

A esta edad, la leche materna sigue proporcionando una importante nutrición y protección contra las enfermedades, pero otros alimentos se convierten en su principal fuente de nutrición y energía. Aliméntalo primero con otros alimentos y luego dale el pecho si todavía tiene hambre.

  Alimentos que bajan la tensión ocular

Asegúrate de que toma una ración de alimentos de origen animal (leche, productos lácteos, huevos, carne, pescado y aves de corral) cada día, además de legumbres (como garbanzos, lentejas o guisantes) o frutos secos, y verduras y frutas de color naranja o verde. Añade un poco de aceite o grasa a su comida para obtener energía.

Si no le das el pecho, tendrá que comer más a menudo. Al año, más o menos cuando empiece a andar, el horario de alimentación de tu hijo debe incluir de cuatro a cinco comidas al día, más dos tentempiés saludables. Los productos lácteos son una parte muy importante de la dieta de tu hijo: dale uno o dos vasos de leche al día.

Asegúrate de que tiene hambre a la hora de comer y de que no acaba de merendar. Aunque la lactancia materna sigue siendo saludable para tu hijo, dale el pecho sólo después de la comida. A esta edad, debe comer primero alimentos sólidos.

Mantén la calma y la aceptación. Presta atención positiva a tu hijo cuando coma, pero no conviertas en un problema el hecho de que no coma. Simplemente retira la comida, tápala y ofrécela de nuevo un poco más tarde.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad