Esquema de como se alimentan las plantas

Qué es la fotosíntesis

La mayoría de las plantas contienen una sustancia química o pigmento especial de color llamado clorofila que se utiliza en la fotosíntesis. La clorofila es lo que absorbe la energía del sol y la convierte en energía química. No toda la energía luminosa del sol es absorbida.

La luz del sol tiene muchos colores diferentes. La clorofila suele absorber la luz roja y azul del sol y refleja la luz verde. Es el reflejo de la luz verde lo que hace que algunas hojas parezcan verdes. En otoño, algunas plantas dejan de producir clorofila y vemos que las hojas cambian de color. Al desaparecer la clorofila, ¡la luz verde ya no se refleja!

Nombra el proceso por el que las plantas fabrican alimentos

Cuando piensas en la comida, ¿sueles tener imágenes de tu comida favorita? Se trata de un proceso natural, ya que el alimento es importante para todos los seres vivos. Para satisfacer esta necesidad básica, todos los seres vivos fabrican su propio alimento o lo obtienen de alguna otra fuente. Los seres humanos pueden comer tanto plantas como animales. Algunos animales consumen otros animales, mientras que otros animales se alimentan de plantas. En definitiva, vemos que todos los habitantes del planeta dependen de las plantas para alimentarse. Pero entonces, ¿qué comen las plantas? En realidad, las plantas «comen» luz solar y un gas llamado dióxido de carbono, ambos fácilmente disponibles aquí mismo, en la Tierra. El proceso por el que las plantas terrestres producen su propio alimento utilizando la luz solar y el dióxido de carbono se conoce como fotosíntesis (Figura 1). Mientras que el dióxido de carbono es absorbido por las hojas, la luz solar es captada por una molécula química de la planta, llamada clorofila (Chl). Todos los organismos fotosintéticos contienen Chl.

  Alimentos con mas proteinas y menos grasas

Sin embargo, la forma en que las plantas terrestres realizan la fotosíntesis no ayuda a los organismos que viven en los océanos, que cubren casi el 70% de nuestra tierra. Las plantas de los océanos se enfrentan a problemas de disponibilidad de luz. Las porciones de luz azul y verde penetran en el agua más que las porciones de luz amarilla y roja (Figura 2). Por suerte, las plantas de los océanos obtienen ayuda para producir alimentos a partir de esa luz y dióxido de carbono limitados, gracias a unos diminutos microbios microscópicos llamados cianobacterias (también conocidas como algas azul-verde). Estos microbios se han adaptado a las condiciones de poca luz y realizan la fotosíntesis tanto para ellos como para el beneficio de otros seres vivos. Las cianobacterias son microbios antiguos que viven en la Tierra desde hace miles de millones de años. Se dice que las cianobacterias son las responsables de crear la atmósfera llena de oxígeno en la que vivimos [1]. Para realizar la fotosíntesis en condiciones de poca luz, las cianobacterias cuentan con la ayuda de unas proteínas llamadas ficobiliproteínas, que se encuentran enterradas en las membranas celulares (la cubierta exterior) de las cianobacterias.

  Alimentos ricos en grasas saludables keto

Cómo se alimentan las plantas

Las plantas no son parasitarias por naturaleza. Producen su propio alimento con la ayuda de su crecimiento y nutrición. Las plantas fabrican su propio alimento mediante un proceso llamado fotosíntesis. La fotosíntesis es un proceso utilizado por las plantas y otros organismos para convertir la energía de la luz en energía química y almacenarla en forma de almidón que puede utilizarse posteriormente.Los científicos creen que fue la fotosíntesis en las primeras plantas verdes y algas la que creó la atmósfera respirable de la Tierra. La fotosíntesis se considera el proceso más importante, ya que no sólo ayuda al crecimiento de las plantas, sino que también proporciona a los seres humanos el oxígeno necesario para vivir. Así, las plantas no sólo fabrican su propio alimento, sino que también mantienen el ecosistema de la tierra.

Cómo fabrican las plantas su propio alimento wikipedia

Los procesos de todos los organismos -desde las bacterias hasta los seres humanos- requieren energía. Para obtener esta energía, muchos organismos acceden a la energía almacenada comiendo, es decir, ingiriendo otros organismos. Pero, ¿de dónde procede la energía almacenada en los alimentos? Toda esta energía puede remontarse a la fotosíntesis.

La fotosíntesis es esencial para toda la vida en la Tierra; tanto las plantas como los animales dependen de ella. Es el único proceso biológico que puede captar la energía que se origina en el espacio exterior (la luz solar) y convertirla en compuestos químicos (carbohidratos) que todo organismo utiliza para alimentar su metabolismo. En resumen, la energía de la luz solar se captura y se utiliza para energizar los electrones, que luego se almacenan en los enlaces covalentes de las moléculas de azúcar. ¿Qué duración y estabilidad tienen esos enlaces covalentes? La energía que se extrae hoy en día al quemar carbón y productos petrolíferos representa la energía de la luz solar captada y almacenada por la fotosíntesis hace unos 300 millones de años.

  El control de los alimentos debe hacerse

Figura 1. Los fotoautótrofos, incluyendo (a) las plantas, (b) las algas y (c) las cianobacterias, sintetizan sus compuestos orgánicos mediante la fotosíntesis utilizando la luz solar como fuente de energía. Las cianobacterias y las algas planctónicas pueden crecer en áreas enormes en el agua, a veces cubriendo completamente la superficie. En un (d) respiradero de aguas profundas, los quimioautótrofos, como estas (e) bacterias termófilas, capturan la energía de los compuestos inorgánicos para producir compuestos orgánicos. El ecosistema que rodea los respiraderos cuenta con una gran variedad de animales, como gusanos tubícolas, crustáceos y pulpos, que obtienen energía de las bacterias. (crédito a: modificación del trabajo de Steve Hillebrand, Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos; crédito b: modificación del trabajo de «eutrophication&hypoxia»/Flickr; crédito c: modificación del trabajo de la NASA; crédito d: Universidad de Washington, NOAA; crédito e: modificación del trabajo de Mark Amend, West Coast and Polar Regions Undersea Research Center, UAF, NOAA)

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad