Trastornos infantiles relacionados con la alimentación

Evaluación y tratamiento de los trastornos alimentarios pediátricos

Las dificultades generales de alimentación son relativamente comunes entre la mayoría de los niños. Por ejemplo, un niño puede ser melindroso y consumir un número limitado de alimentos, pero los alimentos que come abarcan todos los grupos de alimentos y proporcionan una dieta bien equilibrada. Un niño con un trastorno de la alimentación, en cambio, puede comer sólo unos pocos alimentos, evitando por completo grupos de alimentos, texturas o líquidos necesarios para un desarrollo adecuado. En consecuencia, los niños diagnosticados con trastornos de la alimentación corren un mayor riesgo de ver comprometido su desarrollo físico y cognitivo. Los niños con trastornos de la alimentación también pueden desarrollarse más lentamente, tener problemas de comportamiento e incluso no prosperar. Los trastornos graves de la alimentación pueden hacer que los niños se sientan socialmente aislados y a menudo suponen una carga económica para las familias.

Los trastornos de la alimentación suelen desarrollarse por varias razones, entre las que se encuentran las afecciones médicas (alergias alimentarias), las anomalías anatómicas o estructurales (por ejemplo, el paladar hendido) y el refuerzo de conductas inadecuadas En la mayoría de los casos, no hay un único factor que explique las dificultades de alimentación de un niño. Más bien, son varios los factores que interactúan para producirlas.

  Salidas ciencia y tecnologia de los alimentos

Causas de los trastornos de la alimentación

La alimentación es una de las interacciones más importantes entre el cuidador y el niño en los primeros años de vida e incluso más tarde en los niños discapacitados. Los trastornos de la alimentación pueden presentarse como un rechazo de la comida o una baja cantidad de ingesta de alimentos debido a problemas de comportamiento o a condiciones orgánicas subyacentes. Esta situación afecta sobre todo a los lactantes y a los niños menores de 6 años; sin embargo, los problemas de alimentación pueden aparecer también en etapas posteriores de la vida. Los trastornos de la alimentación preocupan a más del 10-25% de los padres de niños menores de 3 años que, por lo demás, están sanos, pero sólo el 1-5% de los lactantes y niños pequeños sufren problemas graves de alimentación que provocan un retraso en el desarrollo. En el caso de los bebés prematuros o los niños con discapacidades neurológicas, esta tasa es mucho mayor. Los trastornos de la alimentación pueden aparecer como un problema aislado, debido principalmente a comportamientos negativos durante la alimentación, o como un trastorno concomitante con una enfermedad orgánica subyacente o una anomalía estructural. La clasificación más reciente también incluye el estilo de alimentación que presenta el cuidador (receptivo, controlador, indulgente o negligente) como una causa independiente de los trastornos de la alimentación.

  Alimentos que favorecen el desarrollo cerebral del feto

Trastornos de la alimentación en adultos

El trastorno de la alimentación pediátrica se produce cuando un niño no ingiere suficientes alimentos para proporcionar la cantidad necesaria de nutrición, calorías y/o hidratación que requiere el organismo para crecer y desarrollarse. Los trastornos de la alimentación pueden producirse en niños sin ninguna afección médica subyacente, en los que tienen o han tenido una causa médica subyacente, como un trastorno gastrointestinal, ERGE o alergias alimentarias, y en los que tienen una anomalía física, como un paladar hendido.

En la mayoría de los trastornos de la alimentación, no hay un solo factor que explique el problema, sino que los estudios más recientes sugieren que se trata de una combinación de factores sociales, psicológicos y orgánicos.

Los trastornos de la alimentación se manifiestan de varias maneras. El niño puede rechazar todo el sustento, incluidos los líquidos, limitarse a beber agua o comer sólo ciertos alimentos limitados. Algunos niños carecen de habilidades para alimentarse por sí mismos, otros pueden escupir la comida y otros simplemente llorar. A veces un niño se ha acostumbrado a tener una sonda de alimentación debido a una cirugía previa o a una anomalía física y se niega a ingerir alimentos de otra manera.

  Alimentos para el crecimiento del pelo

Síntomas de los trastornos de la alimentación en los niños

El Programa de Trastornos de la Alimentación del Children’s National incluye un grupo multidisciplinar de especialistas que llevan casi 30 años evaluando y tratando con éxito a niños pequeños con una gran variedad de problemas de alimentación. También atendemos a niños con una variedad de problemas médicos y de desarrollo que afectan a la alimentación, así como a niños que reciben alimentación suplementaria por sonda.

La psiquiatra de Children’s National, Irene Chatoor, es una experta en trastornos de la alimentación infantil. En su libro When Your Child Won’t Eat or Eats Too Much (Cuando su hijo no come o come demasiado), explica los fundamentos de cómo introducir alimentos saludables para evitar el desarrollo de un problema de alimentación en la infancia y también describe los problemas de alimentación específicos que ha encontrado en su investigación.

¿Tiene un niño que sólo come alimentos amarillos, como macarrones con queso, pero que grita cada vez que le sirven guisantes? Es posible que tenga un comedor selectivo en su casa. Los comedores selectivos son niños que cambian a menudo sus preferencias alimentarias o rechazan sistemáticamente los mismos alimentos. Hay dos tipos de comedores selectivos:

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad