Saltar al contenido
Pirámide Alimenticia

El Mediterráneo llega a nuestras cocinas: Dieta mediterránea

La dieta mediterránea consiste en tomar los hábitos alimenticios de los países mediterráneos y llevarlos a nuestra vida. Esta se podría considerar una dieta de origen natural con resultados prácticos y comprobados a lo largo de su historia.

Su gran éxito se debe a lo amigable de la dieta con las personas al no tener ayunos o grandes restricciones. Esta combinación la hace una dieta perfecta para quienes quieren mantener un hábito alimenticio óptimo con buenos resultados físicos.

Beneficios de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea tiene una gran cantidad de beneficios a nivel físico y mental: desde fortalecer el corazón, ayudar al cerebro con el envejecimiento,  contribuir con el adelgazamiento del cuerpo y más. Practicar este régimen alimenticio es sencillo ya que, sus recetas son apetecibles y saludables.

Por ello, hay ejercicios recomendados por expertos. En principio estos son los de bajo desempeño como caminatas, tenis o natación. También es posible optar por una rutina casera de ejercicios en la casa de aerobics. No importa cuál sea, sino mantener la actividad física y consumir mucho líquido.

Menú de la dieta mediterránea

Esta dieta está conformada por alimentos típicos de la región del mediterráneo. Entre sus costumbres está el usar principalmente aceite de oliva y evitar los alimentos procesados. Esto es de suma importancia pues los alimentos procesados no darán los mismos resultados en la dieta.

Seguir la dieta de forma casera también implica contribuir con una alimentación óptima; ya que, contribuye con la jerarquía de la pirámide alimenticia, priorizando los alimentos más favorables para el organismo. De esta forma se distribuyen las raciones y la cantidad de comida a ingerir para no caer en excesos.

Ante cualquier duda se recomienda ir a un especialista para que haga una dieta detallada con las calorías específicas para la persona. No es algo indispensable pero sí recomendable para sacarle todo el jugo a esta dieta.

Recetario en el menú mediterráneo

Existe un sinfín de recetas en la web y en libros de cocina basados en la tradición mediterránea. En caso de estar iniciando es recomendable seguir estas recetas pero en caso de ser más experto no temas a experimentar.

Curiosamente la dieta mediterránea es el gran abanico de recetas de diferentes niveles de complejidad. Esto es un beneficio al no contar con el tiempo o la destreza para preparar platillos muy complicados.

dieta mediterranea

Precauciones a tener en cuenta para hacer dieta mediterránea

Como toda dieta es recomendable consultar con un nutricionista, pues hay personas que presentan cierta incompatibilidad. Un problema que suele ser recurrente en esta dieta es la intolerancia a la lactosa por el alto contenido lácteo.

Muchas personas sufren de intolerancia a la lactosa y lo desconocen (usualmente se debe a que tienen una intolerancia de un nivel menor). Por ello, es altamente recomendado realizar una prueba que permita determinar para si existe la intolerancia y el grado de la misma.

En caso de padecerla es imprescindible sustituir a los lácteos tradicionales por deslactosados.

Aquí podrás conseguir muchos tips sobre dietas, como hacerlas ycomo ejecutarlas. https://piramidealimenticia.es/dietas/

Intolerancia a la lactosa ¿Qué la origina?

La intolerancia a la lactosa se origina porque el cuerpo no es capaz de procesar la lactosa. Esta es una azúcar presente en los lácteos llega al colón y genera los malestares comunes de la intolerancia.

Es un problema usualmente congénito que también puede desarrollarse en edades avanzadas. Las personas de Europa sufren menos de esto al llevar más años de evolución en el consumo de leche (históricamente)

Síntomas que suele presenta un intolerante a la lactosa

Los síntomas que sugieren una posible intolerancia a la lactosa varían de intensidad dependiendo de la persona. Acá se mostrarán las más recurrentes para que evalúes si padeces de menor o mayor manera estos síntomas:

  • Dolor en la zona abdominal.
  • Heces con muy mal olor.
  • Presencia de muchos gases.
  • Diarrea.
  • Sonidos estomacales.
  • Ganas de vomitar.
  • Hinchazón en la zona del abdomen Dolor en la zona abdominal.
  • Heces con muy mal olor.
  • Presencia de muchos gases.
  • Diarrea.
  • Sonidos estomacales.
  • Ganas de vomitar.

Todos estos síntomas se suelen presentar unos 30 minutos luego de haber ingerido un alimento derivado de la leche. Algunos derivados no causan síntomas por ser deslactosados esto significa que no contienen lactosa, que es la causante de la intolerancia

Pruebas clínicas para diagnosticar intolerancia a la lactosa

En caso de no tener claro si se padece o no intolerancia a la lactosa es recomendable realizarse una prueba. Así será posible descartar su presencia por completo, las pruebas más comunes a la hora  de descartar intolerancia a la lactosa son:

  • Prueba de sangre: Se ingiere un vaso con algo de lactosa, luego se procese a tomar una muestra de  sangre. Finalmente se miden los niveles de glucosa que de no elevarse son signo de la intolerancia a la lactosa.
  • Prueba de hidrógeno en el aliento: En esta prueba igualmente se ingiere un vaso con lactosa, posteriormente se evalúa el nivel de hidrogeno en el aliento. De no ser digerida la lactosa se fermenta en el colon y libera hidrogeno que puede ser detectado en el aliento.
  • Prueba de acidez en las heces: En el caso de los bebés que no pueden ser sometidos a tomar lactosa por su edad existe una alternativa. Evaluar lo niveles de ácido en las heces pues la lactosa no digerida produce ácido láctico en el colón.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar