Diferencia entre agricultura ecológica y convencional

Agricultura ecológica

En el siglo XX, las prácticas agronómicas ahora convencionales de frecuente labranza mecánica y copiosas aplicaciones de fertilizantes y pesticidas químicos desplazaron a las prácticas tradicionales que incorporaban cultivos de cobertura y diversas rotaciones de cultivos. Desde la década de 1940, la investigación agronómica convencional se ha centrado principalmente en la búsqueda de mayores rendimientos, un mayor contenido de proteínas en los cultivos y el control químico de las plagas. Sin embargo, el reciente reconocimiento del papel de la vida en el suelo que influye en la densidad de nutrientes de los cultivos hace que se cuestione si la adopción de las prácticas ahora convencionales ha supuesto un déficit de micronutrientes y fitoquímicos importantes para la salud humana (Montgomery y Biklé, 2016).

La erosión y la degradación de la fertilidad del suelo han sido durante mucho tiempo motivo de gran preocupación para los agricultores y los filósofos de la naturaleza, y los esfuerzos por mejorar los suelos en Estados Unidos se remontan a la época colonial y se basan en prácticas adoptadas de forma independiente por los pueblos indígenas de todo el mundo (Montgomery, 2007). Las concepciones humanas de la fertilidad del suelo evolucionaron desde una bendición divina en la antigüedad hasta una característica intrínseca impuesta por el clima y la geología, con aspectos contingentes sujetos a modificaciones radicales a través de las prácticas agrícolas y el manejo del suelo (Uphoff et al., 2013). Más recientemente, la visión convencional de la nutrición mineral de los cultivos se está reformulando en torno a las interacciones planta-suelo mediadas biológicamente (Briat et al., 2020).

Similitudes entre la agricultura convencional y la sostenible

Las frutas y verduras se encuentran entre los alimentos más sanos -y deliciosos- que existen. A medida que los consumidores se inclinan cada vez más por los alimentos enteros, frescos y reales y se alejan de los alimentos altamente procesados con ingredientes irreconocibles, los productos frescos están en el centro de su atención y, aún más, los productos frescos orgánicos. En 2017, el mercado de alimentos orgánicos alcanzó los 45.200 millones de dólares en ventas, rompiendo también con un nuevo récord de aumento del 6,4%. Las frutas y verduras siguieron siendo la mayor categoría de alimentos ecológicos, registrando 16.500 millones de dólares en ventas en 2017 con un crecimiento del 5,3%, ¡más de un tercio de las ventas totales de alimentos ecológicos!

  Agricultura ecologica relacion con la ganaderia

La palabra “orgánico” se refiere a la forma en que se cultivan y procesan los productos agrícolas. Los productos frescos orgánicos se cultivan y procesan sin el uso de pesticidas convencionales o sintéticos, fertilizantes, OGM, lodos de depuración, irradiación, sabores artificiales, colores o conservantes. La agricultura ecológica se centra en crear ecosistemas sanos y un entorno saludable para que los cultivos puedan prosperar sin productos químicos convencionales.

Ver más

La agricultura ha permitido a las poblaciones humanas dominar los paisajes del mundo durante muchos miles de años.    La ciencia de la agricultura se ha ido refinando y perfeccionando a lo largo del tiempo para dar cabida a una población humana cada vez mayor.    Hasta los últimos siglos, los cultivos productivos eran en su mayoría orgánicos y existían con cierta permanencia como parte de un paisaje.    Sin embargo, a medida que las comunidades crecen, cada vez hay menos tierra disponible para la producción de alimentos y los cultivos existentes se agotan fácilmente.    La inseguridad alimentaria causada por el rápido crecimiento de la población ha presionado a la ciencia para que intervenga y produzca muchos productos químicos sintéticos y técnicas de manipulación genética para maximizar el potencial de las plantas.    Además, la producción agrícola ha aumentado enormemente en todo el mundo durante el último siglo.    Sin embargo, este crecimiento va acompañado de la contaminación y la degradación del entorno natural.    Hoy en día existen muchas técnicas agrícolas, pero en un esfuerzo por ajustarse a las tendencias exponenciales de nuestra población sin comprometer la integridad del medio ambiente es necesaria una transición global hacia una agricultura sostenible.    Con una población actual de 7.000 millones de habitantes y en aumento, es necesario abordar una cuestión importante: ¿Cuál es la forma más sostenible y rentable de alimentar a la población mundial?    Afortunadamente, el ser humano lleva miles de años perfeccionando los métodos agrícolas, lo que puede ayudar a responder a esta pregunta.

  Arado vertedera prohibido en agricultura ecologica

Cultivo de cobertura

Cuando se pretende ofrecer una comparación de los impactos relativos de la agricultura ecológica y la convencional, a menudo puede resultar engañoso y poco representativo basarse en los resultados de un único estudio comparativo: siempre habrá ejemplos únicos y localizados en los que los impactos medioambientales de una explotación convencional sean menores que los de una explotación ecológica próxima, y viceversa.7 Con el fin de ofrecer una visión global y transversal de esta comparación, Clark y Tilman (2017) publicaron un meta-análisis de los resultados de las comparaciones publicadas entre la agricultura ecológica y la convencional en 742 sistemas agrícolas de 90 alimentos únicos.8

Su análisis revisó los impactos relativos en toda la gama de tipos de alimentos -cereales, legumbres y cultivos oleaginosos, frutas, verduras, productos lácteos y huevos, y carne- y en una serie de categorías de impacto ambiental -emisiones de gases de efecto invernadero, uso de la tierra, potencial de acidificación, potencial de eutrofización y uso de energía-. La “eutrofización” se refiere al enriquecimiento excesivo o la contaminación de las aguas superficiales con nutrientes como el nitrógeno y el fósforo. Aunque la eutrofización también puede producirse de forma natural, la escorrentía de los fertilizantes y el estiércol de las tierras agrícolas es una fuente dominante de nutrientes.9 Este desglose de los tipos de alimentos y los impactos ambientales es importante: no hay ninguna razón para sugerir que el sistema agrícola óptimo para la producción de cereales sea el mismo que para las frutas; y a menudo hay compensaciones en términos de impacto ambiental – un sistema puede resultar mejor en términos de emisiones de gases de efecto invernadero, pero mayor en el uso de la tierra, por ejemplo.

  Agricultura ecologica no enterrar abonos verdes

Deja tu correo si quieres recibir emails sobre fitness y formación alimentaria

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam!

Diferencia entre agricultura ecológica y convencional

Deja tu correo si quieres recibir emails sobre fitness y formación alimentaria

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam!

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad