Que es la fructosa y en que alimentos se encuentra

Jarabe de maíz

La fructosa, o azúcar de la fruta, es un azúcar simple cetónico que se encuentra en muchas plantas, donde a menudo se une a la glucosa para formar el disacárido sacarosa. Es uno de los tres monosacáridos de la dieta, junto con la glucosa y la galactosa, que son absorbidos por el intestino directamente en la sangre de la vena porta durante la digestión. A continuación, el hígado convierte tanto la fructosa como la galactosa en glucosa, de modo que la glucosa disuelta, conocida como azúcar en sangre, es el único monosacárido presente en la sangre circulante.

La fructosa fue descubierta por el químico francés Augustin-Pierre Dubrunfaut en 1847[5][6] El nombre de “fructosa” fue acuñado en 1857 por el químico inglés William Allen Miller[7] La fructosa pura y seca es un sólido dulce, blanco, inodoro y cristalino, y es el más soluble en agua de todos los azúcares[8] La fructosa se encuentra en la miel, las frutas de los árboles y las vides, las flores, las bayas y la mayoría de las hortalizas de raíz.

Comercialmente, la fructosa se obtiene de la caña de azúcar, la remolacha azucarera y el maíz. El jarabe de maíz de alta fructosa es una mezcla de glucosa y fructosa como monosacáridos. La sacarosa es un compuesto con una molécula de glucosa unida covalentemente a una molécula de fructosa. Todas las formas de fructosa, incluidas las que se encuentran en las frutas y los zumos, se añaden habitualmente a los alimentos y las bebidas para mejorar la palatabilidad y el sabor, y para dorar algunos alimentos, como los productos horneados. Cada año se producen unas 240.000 toneladas de fructosa cristalina[9].

¿Qué verduras tienen un alto contenido en fructosa?

Entre los alimentos habituales con alto contenido en fructosa se encuentran: La mayoría de las frutas, especialmente las secas y las enlatadas en zumo o jarabe. Verduras como la alcachofa, los espárragos, el brócoli, los puerros, las setas, el quimbombó, las cebollas, los guisantes, el pimiento rojo, las chalotas y los productos de tomate.

  Qué alimentos cocinados no se pueden congelar

¿Cómo se elimina la fructosa de la dieta?

Elimine los productos con ingredientes que incluyan fructosa, fructosa cristalina (no JMAF) y miel en la etiqueta. Limite las bebidas con JMAF a 4-8 onzas cada vez e intente tomarlas con una comida en lugar de solas. Limite los productos comerciales de panadería, los dulces y otros alimentos elaborados con JMAF a pequeñas porciones.

Aderezo para ensaladas

Aunque la fructosa y la glucosa tienen el mismo valor calórico, ambos azúcares se metabolizan de forma diferente en el organismo. La fructosa tiene un índice glucémico más bajo que la glucosa, pero tiene una carga glucémica mucho mayor. La fructosa causa siete veces más daño celular que la glucosa, porque se une a las proteínas celulares siete veces más rápido; y libera 100 veces más radicales de oxígeno (como el peróxido de hidrógeno, que mata todo lo que se encuentra)[1].

La fructosa es un azúcar simple que se encuentra comúnmente en frutas y verduras. También se fabrica en grandes cantidades en el laboratorio. La glucosa, también conocida como azúcar de uva o de la sangre, está presente en todos los hidratos de carbono principales, como el almidón y el azúcar de mesa. Aunque ambos son una buena fuente de energía, el exceso de glucosa puede ser mortal para los pacientes diabéticos, y el exceso de fructosa puede provocar problemas de salud como la resistencia a la insulina y enfermedades hepáticas.

El consumo excesivo de fructosa se ha relacionado con la resistencia a la insulina, la obesidad y las enfermedades hepáticas no alcohólicas. Los estudios sugieren que conduce a la adición de grasa en el vientre, lo que se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes. La fructosa también provoca un aumento del colesterol. Los estudios sugieren que la fructosa disminuye la actividad en las áreas de control cortical del cerebro.

  El protocolo de una alimentación efectiva

Jarabe de agave

La fructosa es un azúcar que se encuentra de forma natural en las frutas, los zumos de frutas, algunas verduras y la miel. La fructosa es también un componente básico del azúcar de mesa (sacarosa), y el jarabe de maíz de alta fructosa se utiliza para endulzar muchos alimentos y bebidas procesados.

Las personas con intolerancia a la fructosa deben limitar los alimentos con alto contenido en fructosa, como los zumos, las manzanas, las uvas, la sandía, los espárragos, los guisantes y los calabacines. Algunos alimentos con menor contenido en fructosa -como los plátanos, los arándanos, las fresas, las zanahorias, los aguacates, las judías verdes y la lechuga- pueden tolerarse en cantidades limitadas con las comidas.

Consulte a un dietista titulado para obtener una lista completa de los alimentos que su hija debe comer o evitar si tiene intolerancia a la fructosa. El dietista también puede ayudar a crear un plan de dieta saludable para su hija para asegurarse de que obtiene los nutrientes que necesita.

Lista de alimentos sin fructosa

La fructosa es un azúcar simple -o monosacárido- que se encuentra de forma natural en frutas, verduras y algunos edulcorantes naturales. También puede encontrar fructosa vendida como edulcorante en las estanterías de los supermercados o añadida a los alimentos en forma de jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF).

El uso de la fructosa para endulzar las bebidas y los alimentos se ha promovido en el pasado entre las personas con diabetes porque tiene un efecto menor sobre el azúcar en la sangre en comparación con otras fuentes de azúcar o almidón, según un meta-análisis de julio de 2012 en Diabetes Care.

Aunque la fructosa tiene beneficios sobre el azúcar en la respuesta del azúcar en la sangre, el mismo análisis encontró que el intercambio de fructosa por otras fuentes de azúcar en dosis de 60 gramos al día o más dio lugar a mayores niveles de triglicéridos.

  Federación española de nutrición alimentación y dietética

A diferencia de la glucosa, que es la fuente de energía preferida de tu cuerpo, la mayor parte de la fructosa que comes se dirige al hígado para ser convertida en glucosa y utilizada como energía o convertida en grasa y almacenada como futura fuente de energía, según la revisión de septiembre de 2017 en Nutrients. Comer demasiada fructosa puede conducir a una acumulación de grasas en el hígado y a una condición conocida como enfermedad del hígado graso no alcohólico, según los Institutos Nacionales de Salud.

Deja tu correo si quieres recibir emails sobre fitness y formación alimentaria

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam!

Que es la fructosa y en que alimentos se encuentra

Deja tu correo si quieres recibir emails sobre fitness y formación alimentaria

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam!

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad