Salud Información | piramidealimenticia.es Saltar al contenido
Pirámide Alimenticia

Salud

A nadie le gusta estar enfermo. Cuando alguien se enferma, se originan como mínimo, inconvenientes, pérdida de tiempo y gastos inesperados. Adicional a esto, hay que añadir el malestar, la imposibilidad de trabajar, estudiar o atender a la familia. Incluso, la persona enferma necesita un cuidador o quizás tenga que endeudarse para pagar el tratamiento.

Ante este panorama desalentador, conviene recordar lo que dice la sabiduría popular: “es mejor prevenir que curar”. Aunque algunas patologías son inevitables, otras se pueden prevenir o contrarrestar. Si bien existen innumerables tratamientos y medicamentos efectivos, lo mejor es mantenerse sano.

Salud e Información sinónimo de bienestar

Tener buena salud es primordial para alcanzar cierto grado de bienestar. Este es un tema tan recurrente, que incluso domina parte de nuestras conversaciones diarias. De hecho, no es extraño escuchar a amigos y familiares, decir que cuentan con un remedio favorito para cada afección. Sin embargo, esta costumbre supone un peligro: la automedicación.

Por otra parte, es frecuente observar con incredulidad, como muchas personas optan por ir al médico cuando su estado de salud es crítico. Es cierto, algunas situaciones son extremas, pero la verdad es que muchas patologías se pueden evitar teniendo la sana costumbre de cuidarse.Además, es conveniente recordar que el cuerpo es sabio. Muchas de las señales que el cuerpo nos envía en forma de síntomas, son indicaciones claras que el estado saludable de una persona se ha visto afectado.

Para comprender la importancia de cuidarnos, es necesario conocer qué implica el término salud. Muchas organizaciones y especialistas coinciden que salud se refiere a un estado completo de bienestar que abarca el aspecto físico, mental y social. También puede definirse como ausencia de enfermedades. A pesar de que en la actualidad existe un gran número de afecciones, lograr un estado saludable es posible. Nuestro cuerpo tiene extraordinarias capacidades curativas, pero debemos cooperar con él.

La buena salud depende de uno

Si queremos estar sanos debemos tomar el control de nuestros hábitos. Está comprobado que muchos de los problemas de salud son originados por malos hábitos o costumbres perjudiciales. En efecto, lo que una persona haga con su cuerpo repercutirá positiva o negativamente en su bienestar.

Por ejemplo, si una persona acostumbra a tener una alimentación equilibrada y mantiene una rutina diaria de ejercicios físicos tiene más probabilidades de disfrutar de buena salud. En caso contrario, si individuo tiene una alimentación deficiente o consume comida chatarra, bebe en exceso, fumar o no descansa lo suficiente, está favoreciendo la aparición afecciones como los gases estomacales y  enfermedades indeseables como el cáncer. En este sentido, ¿Qué podemos hacer para estar sanos?

Lo primero que tenemos que hacer, es reconocer nuestra responsabilidad en el asunto y corregir cualquier factor de riesgo que dependa de nosotros. Claro, hay factores que afectan la salud y no podemos controlar, como la economía, factores medioambientales, la contaminación o la disponibilidad de recursos. A pesar de ello, tener buena salud es posible.

Qué hacer para tener buena salud

Cuando asumimos la responsabilidad de nuestra salud y evitamos hábitos perjudiciales como el tabaco, las drogas, el exceso de bebidas alcohólicas y el letal estrés moderno, mejoramos considerablemente nuestro bienestar. Si a esto le sumamos las mejores medicinas que existen, es decir, una dieta equilibrada, ejercicios regulares, descanso apropiado, una actitud positiva y buenas relaciones interpersonales, estamos en el camino correcto.

Veamos cómo influye positivamente la dieta, el ejercicio y el descanso en la buena salud:

Dieta

Si queremos estar sanos debemos comer bien. Eso implica consumir todo tipo de alimentos sin caer en los excesos. Es importante vigilar el consumo de grasas, sal y azúcar así como posibles intolerancias como por ejemplo intolerancia a la lactosa. Además, debemos incluir en la dieta verduras y frutas. A la hora de comer cereales, pan, arroz o pasta es preferible que sean integrales, ya que son ricos en nutrientes y fibras. Si vamos a incluir proteínas, ya sea carnes blancas o rojas, es recomendable comer pequeñas porciones que estén libres de grasa. Lo ideal es consumir pescado por lo menos dos veces por semana. Los vegetales son una buena opción ya que son ricos en proteínas.

Debemos beber agua en vez de gaseosas así evitaremos los gases estomacales, y en lugar de dulces o postres, comer frutas. Y si es posible, es mejor sustituir los aceites saturados por aceites más saludables. No sólo tenemos que controlar lo que comemos sino la cantidad. En suma, la alimentación es clave para estar saludables o por el contrario dar cabida a las enfermedades.

Ejercicio

Independientemente de la edad, necesitamos hacer ejercicio si queremos estar bien. Es lamentable, pero muchos dan por sentado esta realidad. ¿Es realmente importante? Por supuesto. Si hacemos suficiente ejercicio conseguiremos los siguientes resultados:

  • Estar activos
  • Dormir y descansar mejor.
  • Los músculos y los huesos estarán en buenas condiciones.
  • Evitamos el sobrepeso.
  • Se reduce el riesgo de sufrir depresión.
  • Aumenta la expectativa de vida.

Por el contrario, si no hacemos ejercicios, la salud se deteriora. Por eso, independientemente de la edad lo aconsejable es tener un programa regular de ejercicio por lo menos 30-45 minutos diarios y conocer las cuantas pulsaciones son normales antes y después del ejercicio. Por ejemplo, se puede caminar, correr, nadar o practicar algún deporte. Pero el ejercicio más recomendable para la salud, son los cardiovasculares.

Dormir

Las horas de descanso son diferentes en cada persona. Pero descansar lo suficiente es fundamental para la buena salud. Los expertos avalan que las horas apropiadas de descanso son imprescindibles para:

  1. La prevención de enfermedades.
  2. La salud física, mental y cardiovascular.
  3. El aprendizaje.
  4. El equilibrio hormonal y el control del peso.
  5. El desarrollo y crecimiento de niños y adolescentes.

Por otra parte, la falta de descanso es causante de depresión, obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares. Si queremos evitar estas afecciones, debemos dormir lo necesario.

Tener buena salud es posible

Como hemos señalado, la buena salud depende en gran medida de nuestros hábitos. Así como un motor puede verse afectado si le ponemos un combustible diferente al recomendado o no le cambiamos el aceite a tiempo, nuestro cuerpo se perjudica si descuidamos la alimentación, el cuidado físico y mental. No vale la pena descuidar un asunto tan importante o darlo por sentado.

En resumen, las claves para una buena salud son: una dieta equilibrada, hacer ejercicio, descanso apropiado, evitar los hábitos perjudiciales, controlar el estrés y las emociones, mantener buenas relaciones personales y adoptar las debidas precauciones para evitar accidentes y enfermedades. Sin embargo, a pesar de los cuidados podemos enfermar. En este caso, es mejor evitar la automedicación y acudir al médico lo antes posible para recuperar la salud. Tener buena salud es el mayor deseo de toda persona.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar