Saltar al contenido
Piramide Alimentícia

Pulsaciones Normales ¿Cuántas hay que tener?

cuantas pulsaciones normales hay que tener

No existe nada más importante que la salud. Hoy en día la única manera, en la que puedes vivir adecuadamente, adaptándose a este ritmo acelerado de existencia, es procurando una salud de hierro. Ella es la única, que te puede permitir enfrentar, con dinamismo los desafíos diarios y disfrutar de la vida al máximo.

Por lo tanto, debes cuidar todos los aspectos que contemplan, no solamente una dieta bien equilibrada, un entrenamiento muscular adecuado, el mantenimiento y fortalecimiento de toda la estructura ósea de tu cuerpo, unido al ejercicio e incremento de tus destrezas mentales, sino también de tu sistema cardiovascular completo.

Y es por ello, que a lo largo de este texto se te ofrece una muy valiosa información relacionada, con este sistema al que le debes dar gran cuidado, atención y cuyo centro, es el corazón: ese extraordinario órgano que nos mantiene vivos y fuertes.

Frecuencia cardíaca

Para comenzar es importante, tener bien claros los conceptos relacionados con aquello, que necesitas estudiar. Para empezar, lo primero que debes saber es ¿Qué es la frecuencia cardíaca?.

Según la definición comúnmente extendida, se entiende por frecuencia cardíaca, como el número de latidos, que efectúa tu corazón durante un período de tiempo de un minuto.

No obstante, en la práctica esto en realidad, es mucho más complejo, puesto que para que tu organismo funcione de la manera correcta, es fundamental que el trabajo de bombeo de sangre, efectuado por tu corazón, alcance todos los órganos con un nivel correcto de oxígeno, y que además, llegue con una determinada presión, a la cual se le denomina presión arterial, incluyendo la frecuencia determinada, a la cual nos referimos aquí.

Como puedes observar desde ya, para que esta tarea se realice con normalidad, hace falta que tu corazón esté muy sano y fuerte. Se incluyen, por supuesto, todas las venas y arterias que abarcan todo tu cuerpo, las cuales deben contar con un buen diámetro libre de obstáculos; además de una adecuada flexibilidad.

¿Cuántas pulsaciones por minuto son normales?

Es bien sabido, que la frecuencia cardíaca aceptada como normal, va desde los 60 hasta los 100 latidos por minuto, pero ello depende en gran manera de varios factores, tales como tu edad, condición física y el hecho de si te encuentras agitado o en reposo.

Además, puede ser disparada de forma drástica, como respuesta a un estímulo externo, que altere los niveles de adrenalina, preparando a tu organismo, para una posible situación de supervivencia, que involucre lucha o huida.

Para el momento del nacimiento, usualmente tu frecuencia cardíaca es elevada. Esto es perfectamente razonable, puesto que la actividad de tu organismo, cuando eres un recién nacido es muy intensa, pero ésta, paulatinamente disminuye hasta que llegas a la edad adulta.

Igualmente, esta se eleva en respuesta a una gran variedad de estímulos, durante el día o la noche se puede experimentar un gran cambio. Así que claramente, las condiciones del entorno y del interior de tu cuerpo, hacen que sea difícil determinar lo que se podría llamar pulsaciones normales.

Aún así, basándote en todo lo anterior, puedes llegar a una muy buena conclusión, luego de conocer las respuestas a algunas preguntas sencillas como estas:

  • ¿Cómo tomar la presión arterial por pulso?
  • ¿Cómo puedes calcular la frecuencia cardíaca máxima?

Y sobre la base de ellas, puedes determinar, cuáles son las pulsaciones normales en reposo, las pulsaciones normales en niños y las pulsaciones normales en ancianos.

¿Cómo tomar la presión arterial por pulso?

Bien, para tomar la presión arterial por pulso, tienes que seguir un procedimiento, bastante sencillo. Involucra solo 3 pasos muy simples:

  1. Debes colocar las puntas de tus dedos índice y medio en la parte interna de tu muñeca, por debajo de la base de tu pulgar.
  2. Luego debes presionar, ligeramente, hasta que sientas las pulsaciones de la sangre, debajo de la yema de tus dedos.
  3. Por último, utiliza un reloj, que disponga de segundero, para que cuentes el número de latidos, que tienes durante un período de un minuto exacto.

¿Cómo puedes calcular la frecuencia cardíaca máxima?

Existe una fórmula muy simple, que puede resultar de utilidad, para calcular la máxima frecuencia, a la que puede llegar tu corazón durante un ejercicio físico, dependiendo de tu edad. Solo consiste en restar tu edad al número 220, este indicador es considerado generalmente, como el límite máximo de pulsaciones, por minuto en humanos. De esta forma, quedaría expresada así:

-Frecuencia cardíaca máxima=220 lpm – edad

La razón por la cual hay que controlar la frecuencia cardíaca, radica en el hecho de que se ha determinado, mediante la realización de estudios en poblaciones sanas, que la frecuencia cardíaca, tiene relación directa con la expectativa de vida. Cuanto mayor es la frecuencia cardíaca, menor es la expectativa de vida.

Pulsaciones normales en reposo

Tu valioso corazón es tan maravilloso y eficiente, que late más de cien mil veces al día, más de 35 millones cada año y aún más de dos mil quinientos millones de veces, a lo largo de toda tu vida. Esto depende de tus actividades físicas diarias y de cuánto esfuerzo necesites para efectuarlas. Su número variará.

Evidentemente, las principales alteraciones se observan entre los estados de reposo y actividad, pues de estos dos estados depende la cantidad de sangre, que necesitan en determinado momento los órganos, para desempeñar sus funciones con eficacia. Por supuesto, si se mantiene el corazón acostumbrado al ejercicio, se le reduce el peligro de algún incidente de negativo.

Como ya se mencionó, con anterioridad, una frecuencia cardíaca normal en estado de reposo, se encuentra entre las 60 y las 100 pulsaciones por minuto. Si su número es inferior a las 60, se le suele llamar bradicardia, la cual es una condición propia de momentos de inactividad o de personas, que se encuentran en una muy buena condición física. Mientras que en el caso contrario, al superar la 100 pulsaciones por minuto, se le llama taquicardia, lo cual implica un riesgo para el corazón, pues significa, que este debe esforzarse más de lo deseable, aumentando su desgaste.

Durante las 24 horas del día, dedicas una buena parte de ellas a dormir, por recomendaciones bien conocidas, siempre se sugiere como mínimo 8 horas de descanso diario. Aunque, por culpa del acelerado ritmo de vida actual, esto no siempre se cumple de manera cabal. Cuando duermes, lo más adecuado sería que experimentaras un descenso aproximado de un 8%, con respecto a tu ritmo, en estado de vigilia. Si estás en reposo mientras te mantienes despierto, es decir, alrededor de unas 50 pulsaciones por minuto.

No obstante, es muy importante aclarar, que una reducción excesiva no significa un correcto descanso del corazón, ya que, puede tratarse fácilmente de una posible hipertensión, obesidad o algún otro trastorno, que represente un riesgo cardíaco, que no permite que tu corazón trabaje bien, por lo cual debes estar muy pendiente de esto.

En consecuencia, mientras te encuentres despierto, lo más normal sería, que tus pulsaciones se encontraran alrededor de 60 por minuto, cuando estás tranquilamente sentado en el sofá al leer, ver televisión o si hablas por teléfono. Si se encuentra un poco, por debajo de esto, lo puedes considerar, como una señal de buen estado cardiovascular y de tu buena capacidad física.

Pulsaciones normales en niños

Seguramente, te resulta de interés, saber cuáles son las pulsaciones normales en un bebé, puesto que en algún momento has tenido la oportunidad de tener uno en tus brazos. Evidentemente, has notado, que su diminuto corazón, late con gran rapidez, sin siquiera haber tenido actividad física previa. Esto no es razón para preocuparse.

La frecuencia cardíaca de un bebé, oscila fácilmente, desde los 70 latidos, por minuto hasta más de 190 en reposo, sí, no has leído mal. Su corazón puede fácilmente latir, hasta 3 veces por segundo, aunque te parezca mentira. Esto se debe a la intensa actividad orgánica, que experimenta un bebé, la cual es muy diferente a la de un adulto.

El corazón de los niños late así, por su estado de inmadurez. Sus células llamadas miocitos, son de menor tamaño y dado el hecho de que no están organizados como los del adulto, la capacidad de contracción del músculo cardíaco es menor.

Entonces, si a esto se le suma la necesidad de oxígeno por kilogramo, que demanda el cuerpo de un niño, el cual es superior al de un adulto. Es lógico y perfectamente comprensible, que para hacer llegar sangre a todos los tejidos, cubriendo la correcta demanda de oxígeno, deba latir mucho más rápido. Una prueba más de lo maravilloso y complejo que es el cuerpo humano.

Pulsaciones normales en ancianos

Ahora bien, si pasamos a comparar y revisar el otro extremo de la vida, sucede todo lo contrario. El ritmo cardíaco disminuye con la edad debido a los cambios, que se producen a medida que se envejece. El pulso de una persona anciana o mayor, mientras se encuentra en reposo, será normalmente más bajo, que el de un adulto joven, hallándose alrededor de las 60 pulsaciones por minuto.

Por supuesto, se tiene que tomar en cuenta el estado de salud del individuo mayor, ya que su capacidad diastólica y fuerza sistólica, se pueden ver profundamente afectadas, si se toma en consideración la gran variedad de afecciones, que existen y que, gradualmente, aparecen de manera personal, con el paso de los años.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar